ACTUALIDAD


Edelvives despide la Feria del Libro con grandes autoras

18 junio 2019

Itziar Miranda, Lola Núñez, Mónica Rodríguez y Carmen Guaita firmaron en los últimos días del gran evento literario.

Las despedidas siempre son difíciles. Incluso el «hasta pronto», aunque conlleve un encuentro asegurado, tiene un deje de melancolía: por los momentos vividos, por la experiencia de estar juntos, por los recuerdos que habitan el presente en la sonrisa y en la memoria.

El domino 16 de junio Edelvives cerró la caseta 245 y dijo adiós a la Feria del Libro 2019 con un gran broche: regalar a sus visitantes tres fantásticos días en compañía de importantes autoras. El viernes 14 de junio Carmen Guaite representó al sello Khaf. La escritora firmó Jilgueros en la cabeza, El terrario y su última novedad: Todo se olvida, un hermoso título sobre el perdón.

Itizar Miranda protagonizó las mañanas del 15 y el 16 de junio. La actriz firmó la colección de biografías de mujeres extraordinarias que realizó junto a su hermano Jorge. Libros con sello propio que recorren la vida, entre otras, de Juana la Loca, Frida Khalo y Coco Chanel. El universo Miranda cuenta también con ediciones especiales como El cuaderno de campo, Las recetas de Miranda —realizadas por Nacho Rubio— y el Diario secretos de recuerdos, aventuras y retos. 

La tarde del 15 de junio recogió el testigo Lola Núñez, una veterana y carismática autora que desde hace años ganó el corazón del público infantil con la obra La llamada del agua y colecciones como Cuentos del viejo Roble, Los casos de Sherlock Tópez, Buenos de Cuento y Malos de Cuento. 

 Mónica Rodríguez fue la encargada del cierre final. El 16 de junio por la tarde dialogó con el público sobre sus obras, en las que dejó una cálida dedicatoria. A los más pequeños les regaló palabras que quedaron grabadas en Diente de león y El tren de Vilso, mientras que a los más grandes se las guardó entre las páginas de Aurora o nunca, El naranjo que murió de tristeza, Esta, la vida —escrita en coautoría con Gonzalo Moure—, La partitura y Trumpet

Tres días inolvidables de visitas, paseos y lecturas, que pusieron el punto final a una cita ineludible. Una despedida llena de promesas de futuro, en la que seguro, bajo la piel del verano, en la sombra de El Retiro, nos volveremos a encontrar.