ACTUALIDAD


Edelvives en la World Robot Olympiad 2017

18 septiembre 2017

Edelvives ha estado presente en la World Robot Olympiad que se ha celebrado el 16 y 17 de septiembre y que ha tenido como sede mundial la ciudad de Murcia.

WRO

Alberto Bernabeu con responsables políticos de Murcia  en la WRO.

La editorial Edelvives ha presentado para este curso el proyecto Next Robótica Edelvives en su apuesta por la innovación y la tecnología en el aula. Este programa global de robótica comienza en educación infantil y llega, en este momento, hasta el final de educación primaria.

Con motivo de nuestra presencia en la WRO, hemos entrevistado a uno de los organizadores del evento, Alberto Bernabeu, que es, también, revisor técnico de nuestros cuadernos de robótica y colaborador de nuestro proyecto de Next Robótica Edelvives para los cursos de 3.º a 6.º de educación primaria, donde se crean robots con LEGO WeDo.

Bernabeu es profesor de primaria y orientador del colegio Antonio de Nebrija, en Murcia. Además de pertenecer a la asociación Edroboticgames, colabora con el centro de profesores y recursos de Murcia (CPR), dando cursos de robótica y programación, y con la Universidad de Murcia y la UCAM. También es asesor del programa Cable Amarillo de la Consejería de Educación y Economía y Desarrollo de Murcia en la etapa de secundaria.

Pregunta: Alberto, la programación y la robótica ¿son una moda, una tendencia para «frikis», una apuesta para colegios «vip» o aportan realmente ventajas al introducirlas en el aula?
Respuesta:
Que la robótica y la programación están de moda es innegable, pero creo que es una moda que ha venido para quedarse, forman parte de la nueva alfabetización digital que necesitan nuestros alumnos. Convivimos con alumnos que han nacido inmersos en un mundo muy tecnológico y necesitamos que sean algo más que consumidores de tecnología, se precisa que sepan hacer un uso creativo y provechoso de toda esta tecnología que tienen a su alcance. No solo necesitamos personas que jueguen con apps, sino que sean capaces de desarrollar nuevas aplicaciones que puedan mejorar nuestras vidas.

Una de las grandes ventajas que tiene introducir estas áreas en las aulas es que estamos desarrollando nuevas estructuras de pensamiento abstracto y creativo al tiempo que les enseñamos a sistematizar procesos, a descomponer problemas muy complejos en partes más sencillas que se van conectando entre sí.

Además, hay muchos estudios que señalan que un alto porcentaje de la oferta laboral que tendrán nuestros alumnos de hoy será de profesiones que aún no existen, pero lo que sí sabemos con certeza es que para desarrollarlas tendrán que usar un ordenador, tendrán que relacionar diversas áreas de conocimiento y deberán ser flexibles para adaptarse e ir aprendiendo de forma continua.

P.: Por tu experiencia de estos años con los alumnos, ¿ves diferencias o mejoras en su modo de aprendizaje cuando utilizan este tipo de herramientas tecnológicas?
R.: Creo que estas herramientas les ayudan a conectar los contenidos de distintas áreas. Además, pueden ver una utilidad práctica para muchos de los conceptos abstractos que ven en matemáticas o ciencias y que, realmente, no entienden para qué sirven en la vida real. Al aplicarlos en robótica o programación ven con más claridad para qué se precisan esos cálculos o qué consecuencias tiene un pequeño error dentro de un programa más complejo.
Si bien es cierto que todos no seremos programadores, sí se precisan unas nociones básicas de cómo funcionan los programas, cómo se estructuran y cómo se podrían modificar o adaptar a mis necesidades; del mismo modo que estudiamos música, literatura o arte y pocos de nosotros llegan a ser músicos, escritores o artistas. Como habéis visto, hay colegios que presentan aquí proyectos realizados con la ayuda de robots, como, por ejemplo, para garantizar aprovisionamiento de agua.

P.: Como profesor de robótica y programación y como revisor técnico de nuestros materiales de robótica, ¿qué crees que podemos aportar las editoriales educativas a los docentes para ayudarlos a «robotizarse»?
R.: Las aportaciones que se hagan desde cualquier frente son muy importantes. Las editoriales pueden aportar toda su experiencia a la hora de diseñar contenidos y nuevas metodologías. Poseen una visión global de todas las áreas que les permite relacionar con facilidad contenidos en áreas transversales como debería ser esta.

Además, el equipo profesional que hay detrás de estos proyectos permite sin duda formar al profesorado que necesita un pequeño empujón para perder el miedo en determinados temas que pueden parecer más abstractos e inaccesibles. La labor en este sentido de descomponer temáticas tan complejas como la programación o la robótica a niveles cercanos a las zonas de desarrollo próximo de los alumnos es básica para formar personas con destrezas tecnológicas.

Este fin de semana hemos podido ver a chicos de distintas edades poniendo en marcha todo tipo de robots. Alberto, nos ha dado las claves para valorar la robótica como una nueva vía que resuelvan los retos de la vida diaria y permitan integrar aprendizajes de distintas habilidades y materias. 

La robótica merece la pena y Edelvives apuesta por ella.