ACTUALIDAD


Edelvives premio CCEI al mejor libro ilustrado 2017

23 noviembre 2017

«Orgulloso por el trabajo que hago y que amo». Así recibía David de las Heras el premio CCEI de ilustración por su trabajo en «El secreto de Enola».

La presidenta del jurado, Pilar Molina, subrayó como la perfecta integración entre las imágenes y el texto, al igual que la originalidad y la calidad técnica, habían sido factores determinantes para conceder a David de las Heras y a Edelvives este galardón por el trabajo realizado en el El secreto de Enola.

Perspectivas cinematográficas, guiños a Edward Hopper y René Magritte convierten a este título, que ya obtuvo el premio Ala Delta 2016, en una obra hermosa y llena de matices. También se destacó la capacidad de la imagen para plasmar la esencia de los hogares victorianos en los que transcurre la trama, hogares «normales», bien distintos de los tópicos visuales a los que estamos acostumbrados.

David de las Heras (Bilbao, 1984), artista plástico e ilustrador, con obra expuesta en numerosas galerías y países, ha ilustrado libros de temática tan distinta como son El tigre, de Joël Dicker o el Atlas de la España imaginaria, de Julio Llamazares. Además, cuenta con una dilatada trayectoria en la realización de cubiertas, una de las cuales, la de Kalimán en Jericó, fue reconocida como la mejor de 2015 en los premios Junceda. Su trabajo también se ha publicado en periódicos y suplementos culturales (ABC y El País entre otros).

David compartió palmarés con Pedro Solís, autor de Cuerdas, el cortometraje de animación más premiado de la historia (324 premios reconoce el libro Guinness) y que, en esta ocasión, recibía el premio CCEI de literatura por su versión en formato de álbum infantil.

El ilustrador agradeció al autor de la obra, Daniel Hernández Chambers,  su colaboración durante el proceso y bromeó afirmando que, sin duda, era algo propiciado por la admiración que ambos sentían por la música de The Smiths. Para despedirse, mencionó a su padre, la persona que mejor le hizo entender «que sin palabras, pero con el arte y las imágenes, se pueden hacer muchas cosas», reflexión que había resultado clave en el desarrollo de su vocación.

Gracias David por compartir tu secreto y tu buen hacer con todos nosotros.