ACTUALIDAD


Inauguración de los Clásicos Ilustrados con Benjamin Lacombe

29 noviembre 2019

El espacio Edelvives y el Museo ABC de dibujo e ilustración inauguraron ayer la exposición: «¡Cuidado! Están vivos y sueltos». Una muestra realizada con la colección de Clásicos Ilustrados dirigida por Lacombe y publicada por Edelvives.

Exposición Benjamin Lacombe

Marco Mazzoni, Benjamin Lacombe, Sebastian Perez, Alessandra Maria, Yvan Duque y Justine Brax.

La velada reunió al quinteto de artistas, que han prestado obras originales para la exposición, con amantes de la ilustración y seguidores de sus obras. Bajo la dirección del ilustrador, Benjamin Lacombe, se han recreado cinco clásicos, todos ellos publicados por Edelvives. Estas obras de arte, magníficamente ilustradas, han cobrado vida de la mano de Marco Mazzoni, Justine Brax, Yvan Duque, Alessandra Maria y de su director, Benjamin Lacombe.

Camila Gustafsson, responsable corporativa de Literatura Infantil y Juvenil, dio la bienvenida a los creadores explicando que «han puesto a los clásicos en otra dimensición» y pasó el testigo a Lacombe. El autor tomó la palabra para presentar al resto de compañeros a los que ha dirigido para realizar la colección y cuyos originales se encuentran colgados en la exposición: Mazzoni, autor de Pulgarcita; Brax, de Pinocho; Duque, de Nils Holgersoon y Alessandra Maria, de Piel de asno. Lacombe participa con El mago de Oz.

Los autores comenzaron a ilustrar arropados por la música bellamente interpretada por la chelista Ainhoa Urivelarrea y la violinista Nuria Civil Nieva, quienes deleitaron a los presentes con el dulce sonido de sus instrumentos.

Camila Gustafsson, responsable corporativa de Literatura Infantil y Juvenil.

Sala del Museo ABC de Dibujo e Ilustración con los ilustradores en primera fila.

Mazzoni fue el primero en realizar una ilustración ante el público. Una cámara cenital fue recogiendo cada uno de sus trazos que se iban proyectando en una pantalla. Mientras tanto, Verónica Pérez recitó fragmentos del libro de Pulgarcita. De fondo, sonaba la Orchestral Suite No. 3 in D Mayor de Bach.

Tras él, ocupó la mesa de ilustración Justine Brax que, al igual que su compañero, realizó una ilustración en directo. Al mismo tiempo, Abel Ferris declamó unos párrafos de Pinocho y los acordes de La Vita È Bella de la ópera Barcarola amenizaron la lectura.

Marco Mazzoni.

Justien Brax.

Después, le llegó el turno a Duque. Mientras él su movía sus pinceles, el texto de Nils Holgersoon era interpretado por Ferris. En esta ocasión, sonaron las notas de Humoresque Op. 101 no. 7 de Antonín Dvořák.

El puesto siguiente le correspondió a Alessandra Maria. Durante la elaboración de su ilustración, Piel de asno, el texto al que ha dado vida, fue leído por Pérez. Gymnopédie No. 1 de Erik Satie fue la melodía que la acompañó.

La última intervención fue la de Benjamin Lacombe. Pérez y Ferris efectuaron a dúo una lectura dramatiza de El mago de Oz con el minueto de Bethoven Woo 10, no. 2 de Tomás de Barreiro como compañía.

Yvan Duque.

Alessandra Maria.

Una vez acabada la ilustración Lacombe, rodeado de los autores, explicó «la dificultad de ilustrar en directo». Por su parte, Mazoni comentó que eligió Pulgarcita porque siempre le habían llamado la atención «las mujeres italianas del siglo XX que aunaban una gran cultura y luchaban y anhelaban una libertad que no tenían». Asimismo, Yvan aclaró que optó por Nils Holgersoon porque «en el recorrido geográfico que realiza la autora del texto, la naturaleza está muy presente». Además, comentó que no ha viajado para hacerlo, porque «lo que había en aquella época no existe ahora». Además, quiso darle «un toque de fantasía mientras evolucionaba el protagonista a la edad adulta». Justine Brax explicó que el «personaje de Pinocho le había llamado la atención desde pequeña». Alessandra Maria dijo que cuando Lacombe le presentó el proyecto, el cuento le encantó «porque no era el típico de princesas». Asimismo, añadió que «la técnica basada del pan de oro le va muy bien al personaje». El último en referirse a su obra fue el propio Lacombe que comentó que le había encantado el proyecto. 

El autor del texto de El mago de Oz, que también se encontraba en la sala, subió al escenario y contó que la historia era magnífica pero no había «vínculo emocional entre los personajes».

Sebastian Perez.

Alessandra Maria, Duque,  Brax,  Mazzoni, Lacombe.

La convocatoria fue todo un éxito, la sala del museo estuvo abarrotada y emocionada. El encanto de los cuentos se posó como una densa bruma sobre el auditorio convirtiendo la noche en mágica. Fue un momento donde los sentidos estuvieron extasiados evocando los textos, observando los delicados trazos y escuchando las suaves notas que hipnotizaron a los presentes.

El final, como en todo buen cuento, llegó, y «fueron felices y comieron perdices».