ACTUALIDAD


La Fundación Edelvives potencia el talento

19 septiembre 2018

La Fundación del Grupo Edelvives, a partir de este curso, gestionará la Universidad de Padres bajo la dirección de José Antonio Marina. Con esta acción el grupo da un paso más en la consecución de una educación global.

Marina, Peraita, Castellano

José Antonio Marina, director de la Universidad de Padres, Laura Peraita, responsable de la sección del familia del ABC, y Juan Pedro Castellano, director de la Fundación Edelvives.

En el bello entorno del Museo ABC de Ilustración, Javier Cendoya, director general del Grupo Edelvives, y Juan Pedro Castellano, director de la Fundación Edelvives, han anunciado la asunción, a partir del curso 2018-2019, de la gestión, administración y coordinación de la Universidad de Padres. Esta entidad seguirá contando, en esta nueva etapa, con la dirección del prestigioso filósofo y pedagogo, José Antonio Marina.

Laura Peraita, responsable de la sección de familia del ABC, abrió el acto y dio paso a Javier Cendoya, quien constató este nuevo proyecto como  «un verdadero pacto para la educación». Además, dio a conocer, los tres ejes sobre los que va a girar esta nueva etapa de la universidad:

  • conservar la esencia de la Universidad de Padres
  • llegar a los padres preocupados por la educación de sus hijos
  • conseguir presencia internacional de la universidad
Laura Peraita

Laura Peraita

Javier Cendoya

Javier Cendoya, director general del Grupo Edelvives

Tras sus palabras, Peraita inició un interesante coloquio junto con Juan Pedro Castellano y José Antonio Marina a partir de distintos testimonios de unos padres.

Marina habló sobre la urgencia de adecuar la educación cuando esta «se encuentra en todo el mundo en estado de excepción». El filósofo añadió que la tarea de la educación consiste en «transformar la inteligencia en talento». De esta forma, «la Universidad de Padres se convierte en la herramienta para guiar a los padres y que puedan colaborar entre ellos como en una tribu porque para educar a un niño hace falta a un buena tribu».

Juan Pedro destacó el valor del acompañamiento de este proyecto que coincide con uno de los objetivos del grupo Editorial Edelvives. Destacó, la importancia de que «los padres no estén solos». 

Por otra parte, Marina comentó que «no solo funciona la motivación, también hace falta la voluntad». Además, explicó que «todos necesitamos seguir aprendiendo no solo para educar a los hijos, sino también para desarrollar el propio trabajo». Y agregó: «Hay que aprender a la misma velocidad que cambia el entorno».

El objetivo prioritario de la Universidad es ayudar a los padres a desarrollar, en cada uno de los niños y adolescentes, la inteligencia al máximo de sus posibilidades, es decir, desarrollar todo su talento. En este sentido, se entiende el «talento» como la «inteligencia triunfante» que consiste en saber dirigir bien el comportamiento para resolver los problemas intelectuales, afectivos y sociales; que surgen a lo largo de la vida.

La Fundación Edelvives, que forma parte del Grupo Edelvives, fue constituida en el año 2005. Sin embargo, fue en enero de 2018 cuando comienza, con energías renovadas, una nueva etapa para actualizar sus fines. Entre sus objetivos se encuentra el de «emprender acciones pertinentes para dotar al mundo de la educación de materiales y recursos que demandan los cambios económicos, tecnológicos, científicos y sociales».

La Fundación es consciente de la importancia de promover la educación desde todos los ámbitos: alumnos, padres, profesores, instituciones y representantes públicos. Por este motivo, con el fin de mostrar su compromiso con la infancia y la educación, está abriendo cauces de colaboración y patrocinio con otras instituciones, promoviendo campañas de reflexión y reforzando la dimensión solidaria.

Su primer gran paso ha sido asumir la Universidad de Padres bajo la dirección de Marina y mantener el trabajo de profesionales de reconocido prestigio que han hecho de este proyecto un referente en el desarrollo del talento a nivel internacional.