ACTUALIDAD


Lola Núñez y Rocío Antón nos revelan las claves del éxito de Sherlock Tópez

11 noviembre 2019 | ENTREVISTA

Entrevistamos a Lola Núñez y Rocío Antón, creadoras del famoso topo detective, con motivo de la publicación por Edelvives de su última aventura: «Sherlock Tópez y la abeja reina desaparecida».

Rocío Antón y Lola Núñez.

Las prolíficas autoras de libros dirigidos al público infantil y juvenil comparten con nosotros su forma de trabajo, los temas que les interesan y el entusiasmo con el que elaboran sus historias para los pequeños lectores.

Lola Núñez y Rocío Antón conforman un exitoso tándem literario desde hace veintitrés años. Aunque ambas han publicado obras individualmente, la mayoría de sus libros aparecen firmados por las dos. «Coincidimos en una empresa y nos dimos cuenta de que trabajar juntas nos resultaba fácil y divertido. Cuando escribimos, las historias fluyen, no hay más secreto que ese», comentan sonrientes.

¿Cómo surgen las historias? ¿De dónde sacáis la inspiración?
Cualquier cosa que ocurre a nuestro alrededor se puede convertir en el inicio de una historia. Puede ser nuestra experiencia, nuestros gustos personales o un tema como la ecología o la conservación de la naturaleza. Ambas somos maestras y estamos muy vinculadas al mundo de la educación, por ello somos sensibles a todos los aspectos, lúdicos y educativos, de los libros. Conocemos de primera mano lo que a los niños les interesa. 

¿Cuál es vuestro procedimiento de trabajo, desde la idea inicial hasta el proyecto acabado? 
¡Qué pregunta más difícil! Tiene infinidad de respuestas, porque cada uno de los proyectos que llevamos a cabo requiere un desarrollo propio. Sin embargo, sí existen algunos rasgos comunes. Confeccionamos un esquema sencillo de la historia y una estructura del libro. Luego, la propia historia nos lleva de la mano y nos obliga a saltarnos los esquemas para enriquecer el argumento y conectar mejor con los lectores. Hablamos y comentamos todo el tiempo los avances del texto, porque siempre escribimos juntas, nunca nos repartimos el trabajo. Todos nuestros proyectos exigen de nosotras una gran labor de documentación, aunque el texto sea breve y esté dirigido a pequeños lectores, que no por eso merecen menos rigor que los adultos o los adolescentes. Corregimos y pulimos sin parar, hasta que encontramos las palabras que transmiten exactamente lo que queremos. Y, sobre todo, nos divertimos mucho escribiendo.

Uno de vuestros personajes más conocidos es el topo detective Sherlock Tópez. ¿Cómo es Tópez y por qué creéis que gusta a los niños?
Sherlock Tópez no es un superhéroe perfecto, es un bichito que duda, observa y siente una gran curiosidad por el mundo que le rodea y los misterios que se esconden a su alrededor. Tópez es un topo, bastante cegato, con mucho sentido del humor y muy muy listo. Todo el mundo valora su capacidad para resolver misterios. Además, es tierno, empático y divertido, se preocupa por los demás y es generoso con su tiempo y su dedicación. Es lógico que los niños se sientan cercanos a sus miedos, sus capacidades y la manera que tiene de enfrentarse a retos cada vez más difíciles. Esos son sus secretos.

¿Qué encuentran los lectores al abrir un libro de la colección de Los casos de Sherlock Tópez?
Intentamos abordar temas reales de naturaleza, que a los pequeños lectores les encantan, y los rodeamos de misterios que el detective debe desentrañar y que ofrecen una magnífica oportunidad para crear complicidad entre el lector y la historia. La información que ofrecemos es siempre real y la estructura de las historias responde a la de cualquier texto narrativo convencional; es decir, son mininovelas, con todos sus ingredientes.

Los argumentos están tratados con rigor, con humor y con mucho respeto hacia los lectores. Los recursos expresivos del lenguaje también forman parte importante de nuestros libros. Utilizamos rimas, repeticiones, textos predictivos y muchos otros juegos, que conectan con los gustos de los lectores. Por último, el topo detective se ve arropado por otros animales que lo acompañan, lo ayudan y valoran su perspicacia. 

Se acaba de publicar Sherlock Tópez y la abeja reina desaparecidaContadnos algo sobre el nuevo caso al que deberá enfrentarse el detective. 
Este libro trata la problemática de la desaparición progresiva de las abejas, los peligros que las acechan, la importancia que tienen para la vida en el planeta y todo lo que nos ofrecen. Lo escribimos porque los niños y los jóvenes son extremadamente sensibles a todo lo relacionado con el cuidado de la naturaleza y son ellos los que manifiestan sus deseos de hacer entre todos un planeta más sostenible. Por otra parte, el libro contiene una historia tierna, divertida y llena de misterios y sorpresas. Además, en esta ocasión, se han incluido juegos, datos interesantes sobre las abejas y muchos retos a los que enfrentarse.

Los libros de la colección se destinan a niños de 3 a 6 años, excepto este último, dirigido a niños de 6 a 8. ¿En qué se diferencian?
Este libro se podría considerar una transición de los primeros lectores a lecturas más avanzadas. El formato del nuevo libro es más grande, la extensión y la cantidad de texto también son mayores. La historia está dividida en capítulos; cada uno de ellos forma parte del conjunto, pero encierra en sí mismo una aventura con su propia solución. De este modo, los capítulos se convierten en hitos de lectura que permiten hacer pausas lógicas del argumento. Además, la estructura de este libro es algo más compleja que las de los anteriores. Cada capítulo va seguido de unas páginas con información y juegos, relacionados con el argumento. Y por último, este libro no contiene pictogramas y la letra no parece manuscrita.

Cada franja de edad requiere un registro particular. ¿Qué tenéis en cuenta al escribir para unas edades u otras?
Los criterios que manejamos para escribir historias de diferentes complejidades son, básicamente, la extensión del texto, el tema y el argumento, y la estructura (que puede ser más o menos lineal). Aunque son solo cuatro ideas, se pueden combinar y complicar hasta el infinito, dando lugar a novelas complejísimas o a sencillos cuentos infantiles. 

Aparte de la serie de Sherlock Tópez, habéis publicado en Edelvives otras colecciones de cuentos, como Malos de cuento, Buenos de cuento o Cuentos del viejo roble. ¿Qué rasgos caracterizan a cada colección? 
Cada colección tiene su propio espíritu. Los cuentos del viejo roble ofrecen modelos de comportamiento y convivencia, y muestran conflictos y soluciones positivas. Destacamos el respeto a los otros, la contribución al bien común y a los valores que hacen posible la convivencia pacífica. Malos de cuento y Buenos de cuento son dos colecciones en las que se trata la superación de los prejuicios y la valoración de cada persona por lo que es, el respeto a las diferencias, la aceptación del otro y de uno mismo y la convivencia pacífica en la diversidad. Como dice una librera amiga nuestra, ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Esa es justo la idea.

¿Cómo es el desarrollo de los proyectos con el equipo de Edelvives?
Como en cualquier proyecto, la puesta en marcha de un libro o de una colección requiere mucho esfuerzo por parte de todos, hasta encontrar el camino que nos satisface. Probamos, leemos, vemos estructuras diferentes, intercambiamos documentos, incorporamos sugerencias, desestimamos ideas y lanzamos otras nuevas. Cuando el proyecto ya avanza, todo fluye con facilidad, el trabajo con los editores y la comunicación no pueden ser más positivos. De hecho, los textos suelen sufrir muy pocos cambios durante el proceso, porque desde el principio han estado muy bien orientados. 

¿Qué tipo de personajes protagonizan las historias que desarrolláis? 
Intentamos dar una gran variedad a nuestros personajes y utilizamos animales, monstruos, seres fantásticos y seres reales. Todo es válido cuando hay una historia maravillosa que lo sustenta. En este caso nos viene a la cabeza un libro que es muy especial para nosotras, La llamada del agua, dirigido a lectores a partir de 8 años, donde la realidad y la fantasía, la amistad y la magia, la alegría y la tristeza forman un entramado narrativo muy sólido. 


Soléis celebrar sesiones de cuentacuentos con vuestros relatos, a veces para niños muy pequeños. ¿Qué impresiones recibís de la experiencia? 
Para nosotras los cuentacuentos y las actividades en las que nos encontramos con nuestros lectores son oportunidades para conocerlos mejor y disfrutar compartiendo nuestras historias con ellos. Las reacciones de los pequeños nos dan infinidad de pistas sobre lo que les gusta, les interesa y les conmueve. Los cuentos son el mejor vehículo para la comunicación.

Las dos os desempeñáis profesionalmente como editoras de libro de texto. ¿Cómo armonizáis esa doble faceta de autoras y editoras? El enfoque y la intención de ambos tipos de texto son muy diferentes.
Sí que es verdad que ambas facetas de nuestro trabajo son muy distintas, pero se pueden considerar complementarias. En cualquier caso, siempre intentamos mostrar un modo de hacer cercano, riguroso y apropiado para los receptores de nuestros proyectos. 

¿Consideráis que se lee lo suficiente? ¿Cuáles creéis que son las claves para generar en los niños el hábito de la lectura?
Nosotras estamos convencidas de que los niños disfrutan de la lectura desde pequeños. Las familias están sensibilizadas hacia el desarrollo de los hábitos lectores casi desde la cuna y prestan gran atención a actividades como la hora del cuento y la asistencia a ferias y a eventos relacionados con el libro. En todo ello, cuentan con el apoyo inestimable de los bibliotecarios y los libreros. Estamos en un magnífico camino para vivir en un mundo de grandes lectores hoy y también en el futuro. Nos sentimos enormemente afortunadas de ser parte de ese proceso. Muchas gracias a todos los que compartís libros y lecturas con nosotras.

Tipo : ENTREVISTA