ACTUALIDAD


Los premios Ala Delta y Alandar 2021 ya tienen ganadores

17 septiembre 2021

Ricardo Gómez ha ganado el Premio de Literatura Infantil Ala Delta 2021. Inés Garland, por su parte, se ha alzado con el Premio Alandar para obras de literatura juvenil.

El escritor segoviano Ricardo Gómez ha sido el ganador en la XXXII edición del Premio Ala Delta, con su novela Música entre las ramas. El jurado que otorgó el galardón estuvo formado por la crítica literaria Carmen Blázquez, la profesora Ana López Andrade, la bibliotecaria Marina Navarro, el editor Ignacio Chao y el escritor Sebastián Vargas (ganador de la pasada edición). Actuó como secretario Jorge Gómez.

Amar la selva como a uno mismo es la norma básica de la tribu pigmea de los bayaka, a la que pertenece Emeka, el muchacho de doce años protagonista de Música entre las ramas. Pero el avance de los taladores de árboles, dispuestos a destrozar la selva, complica repentinamente las cosas y obliga a la tribu a consultar con sus ancestros. Ya desde su título, Música entre las ramas, anuncia lo que es: «un fascinante canto a la naturaleza que nos transporta a un mundo que creemos desconocido», en palabras de los especialistas.


Para conceder el galardón, el jurado también ha valorado la riqueza literaria con la que Ricardo Gómez es capaz de retratar la vida en la selva, el espíritu crítico con que se aborda el conflicto entre el progreso y la vida tradicional nómada, y la gran actualidad del relato. Los miembros del comité de expertos no dudan de que la novela «conectará con los lectores y expondrá ante sus ojos los desastres ecológicos producidos por cierta manera de entender el progreso».



El escritor segoviano Ricardo Gómez (1954) fue profesor de Matemáticas hasta que comenzó a dedicarse a escribir de forma exclusiva. Cuenta con unos cincuenta títulos de literatura infantil y juvenil, caracterizados en su mayoría por el diálogo intercultural, el compromiso social y la denuncia de las desigualdades. La escritura de Música entre las ramas se gestó, según cuenta el propio autor, al documentarse para escribir una colección de cuentos sobre árboles.

Ricardo Gómez ya conoce la alegría de recoger premios como el Alandar (en 2003 y 2013), el Cervantes Chico (en 2006, por el conjunto de su obra infantil y juvenil) o el Gran Angular (2010). Sin embargo, ha manifestado que para él ganar el Ala Delta «supone una enorme alegría» y que le ha gustado mucho, en esta novela, «romper la cáscara de la civilización occidental en la que estamos encerrados».


No menos feliz está la escritora argentina Inés Garland, ganadora de la XXI edición del Premio Alandar con su novela De la boca de un león. Integraban el jurado que le ha concedido el premio la bibliotecaria Carmen Sáez Padilla, el profesor Manuel Jiménez Escobar, la librera Lara Meana y el autor —y ganador de la pasada edición— Antonio J. Ruiz Munuera. En esta ocasión, actuó como secretario Juan Nieto Marín.


La novela relata las aventuras de Tadeo, un chico de catorce años que vive el maltrato de su hermano y una situación familiar asfixiante. Afortunadamente, cerca del río conocerá a Vera, una chica de su edad, y a su familia. Gracias a ellos descubrirá una nueva manera de entender el mundo y podrá mirar su vida de manera más esperanzadora.

Esta novela sobre el crecimiento, la madurez y la búsqueda de la identidad —temas tan importantes para el público juvenil— resulta para el jurado «emocionante» y «sobrecogedora», pero al mismo tiempo llena de «ráfagas de claridad». Los especialistas también han destacado el poder casi «curativo» de las escenas de campo, así como la capacidad de la autora para «levantar, a partir de los conflictos domésticos, una gran historia» y para establecer «un patrón de desactivación de la violencia».

Inés Garland (Buenos Aires, 1960) ha sido guionista de documentales y editora en una revista. En la actualidad se dedica a la escritura y la traducción, así como a impartir talleres de escritura creativa. Ha escrito la novela para adultos El rey de los centauros (2006) y los libros de relatos Una reina perfecta (2008) y La arquitectura del océano (2014), entre otros.

Su novela Piedra papel o tijera fue considerada la mejor obra juvenil de 2009 en Argentina y también resultó ganadora del premio de literatura juvenil más prestigioso de Alemania. Para un público infantil y juvenil ha publicado también El jefe de la manada (2014) y Los ojos de la noche (2016). Además, en 2016 obtuvo el premio Ala Delta por su obra Lilo.