ACTUALIDAD


Ocho de marzo: lecturas con nombre de mujer

27 febrero 2018

Durante el mes de marzo presentamos dos novedades de la colección Miranda: Hedy y Emily, basadas en las figuras de Hedy Lamarr y Emily Brontë. Un homenaje a dos mujeres de palabra.

En 1975 la ONU declaró el Día Internacional de la Mujer, desde entonces cada ocho de marzo se conmemora la lucha por su participación en todos los ámbitos sociales, la igualdad de condiciones con el hombre y su desarrollo íntegro como persona. 

Tácito, historiador romano de la Antigüedad, escribió «la ley de la Historia consiste en no decir nada falso, ni omitir nada verdadero». Sin embargo, las huellas de grandes hallazgos hechos por mujeres en los diferentes campos del saber han sido esparcidos como el viento que arrasó Macondo. La prohibición de patentar inventos bajo su propio nombre o la aguda mirada de la sociedad cuando emprendían estudios superiores o reclamaban mayor libertad son algunas de las causas de que algunos nombres se silenciaran o solo se recuerden algunos de ellos. 

La colección Miranda busca recuperar la memoria a través de la biografía de mujeres valientes que asumieron grandes desafíos en su tiempo para alcanzar sus sueños. Por ejemplo, Marie Curie, científica, a quien en un inicio no quisieron dar el Premio Nobel por pertenecer al género femenino; Amelia Earhart, la primera mujer que cruzó el Atlántico en avión y la primera persona en hacerlo dos veces, o Jane Goodall, quien luchó contra las malas cartas que la vida le había dado hasta llegar a convertirse en una brillante primatóloga y naturalista. A la lista que ya suma más de 10 biografías, se unen dos voces que aparecen ligadas al arte y la cultura.

La primera es la historia de Hedy Lamarr, a quien es fácil recordar como actriz, pero no como la gran inventora que fue. Sin embargo, Hedy estudió ingeniería y creó un sistema de comunicación antecedente del GPS, el bluetooth y del wifi, utilizado en la Guerra Fría. Lamentablemente, el éxito de estos descubrimientos fue teñido por un matrimonio de conveniencia.

La segunda pertenece a Emily Brontë, la excéntrica hermana de Charlotte y Ann. De carácter fuerte, poco sociable y de increíble imaginación, Emily escribió Cumbres Borrascosas, uno de los clásicos más importantes de la literatura inglesa. Al igual que sus hermanas, Emily se vio obligada a usar un seudónimo masculino para publicar sus poemas. 

La lectura es una forma de limpiar el polvo de silencio formado a través de los años, de dar luz a la otra versión de la historia. En Edelvives, el ocho de marzo los libros se transforman en voces femeninas para ser escuchadas, leídas, comprendidas y asimiladas. Para inspirar sueños, invenciones, utopías y realidades que nos hagan avanzar hacia la sociedad que todos los seres humanos merecemos.