ACTUALIDAD


Ramón Rodríguez y su concepto sobre la educación

8 enero 2020

Ramón Rodríguez evoca el alma de maestro y plasma la esencia de Profe Ramón en su libro «#SoyMaestro. De tuit en tuit».

Muchos son los años de experiencia que el profesor y padre de familia, Ramón Rodríguez, ha sumado a sus espaldas como docente. En constante aprendizaje y formación continua, ha podido describir la relación alumno-docente como una mezcla de sentimientos de cariño y afecto. 

Este educador, que derrocha una mezcla de ilusión y entusiasmo por la educación, explica que a veces es complicado separar lo personal de lo profesional. «Es difícil llegar a casa y no pensar en qué no ha funcionado o qué puedo hacer con este u otro niño», asegura.

Para Ramón, un maestro debe ser siempre aprendiz de los estudiantes, los compañeros y las formaciones a las que se asiste, como el mismo dice: «El día que no haga eso, no seré un buen profesional». Esta premisa, que a priori parece obvia, es la clave principal en la educación: «Ellos merecen que nosotros seamos su fuente de información más fiable», señala Ramón en unos de sus famosos tweets.  


Este docente valora como muy positiva y sensata la propuesta de Edelvives con el proyecto de La leyenda del Legado. Asegura que «tiene una narrativa que engancha y crea adicción, genera la curiosidad para seguir». Es un proyecto con una estructura clara y concisa que permite a los docentes introducir la gamificación en sus aulas sin robarles mucho tiempo. Además, considera fundamental introducir el juego en las aulas con una mezcla de rutina y disciplina, que ayudaría a fomentar el aprendizaje natural del niño sin importar el nivel educativo. «He sido profesor universitario y he hecho proyectos de gamificación con alumnos universitarios, hemos jugado en clase, y nos ha dado un resultado exquisito», afirma. 

Agradece el cariño y la gratitud con el que se le recibe en las formaciones y congresos a los que va: «son formaciones intensas, pero nos lo pasamos bien además de aprender mucho», corrobora. 

«Soy Maestro. De tuit en tuit» da nombre a su libro, en el que según nos cuenta: «Ha sido un cúmulo de sueños cumplidos porque he podido tener la suerte de que Edelvives me ha permitido volcar mi alma de maestro en un libro sin cortapisas», afirma Ramón.  En él podemos encontrar la esencia de profe Ramón, cómo concibe y conceptualiza la educación después de su experiencia como docente en las aulas. 

La editorial Edelvives trabaja en un nuevo proyecto: «Espacios con sentido» en el que trata de generar un diseño novedoso con la utilización de una arquitectura conexionada con neurociencia y educación en las aulas. En esta línea de pensamiento, Ramón plantea la necesidad de cambiar de espacios y tirar paredes y explica que «haría aulas donde pudiésemos entrar todos». Para este docente, la educación debe seguir un camino de acoplamiento interdisciplinar y globalizado con cualquier asignatura. Plantea que «el niño no tenga la sensación de que está dando matemáticas, si no que sabe que puede ser su hora de matemáticas, pero puede entrar lengua, naturales y educación física de manera interdisciplinar». Todo ello no le impide trabajar con la mesa más antigua del centro donde imparte clases, «me retrae al pasado» cuenta anecdóticamente. 

Por último y de cara al fin de las fiestas, Ramón ha pedido como regalo de Reyes la dignificación de la figura del maestro, con mejores condiciones laborales, mayor número de recursos educativos en las aulas y disminución de la ratio. Es necesario que se conserve la energía, el entusiasmo y la ilusión de todos los docentes, pues son el verdadero motor de este país, «tenemos un tesoro que tenemos que cuidar con los docentes de este país», afirma.