ACTUALIDAD


«Piel de asno» y «El maravilloso viaje de Nils Holgersson»: dos nuevos clásicos ilustrados

14 noviembre 2019

Alessandra Maria e Yvan Duque, bajo la dirección de Benjamin Lacombe, han sido los encargados de ilustrar las aventuras de una princesa obstinada y del hechizo de un joven duende.

¿Sois de esas princesas que saben lo que quieren y son capaces de múltiples argucias para conseguir lo que creen justo o quizás de esos niños dispuestos a emprender la aventura de su vida sin adivinar que eso les hará para siempre mejores personas? Entonces no os habéis equivocado de libros.

Benjamin Lacombe es, como sabemos, el director artístico de esta colección de clásicos de la que ya forman parte Pulgarcita, Las aventuras de Pinocho y El mago de Oz. Ahora se han añadido dos nuevos títulos: Piel de asno y El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia. Todos juntos forman una recopilación de algunas de las más conocidas obras de la literatura infantil y juvenil, pero con textos renovados y presentadas de manera excepcional gracias al peculiar estilo de sus extraordinarios ilustradores.

Piel de asno es una novedosa versión de la narración del escritor francés Charles Perrault (1628-1703), quien en 1697 lo publicó incluido en sus Cuentos de mamá ganso. A Cécile Roumiguière, escritor de novelas y guiones para teatro, le debemos la estupenda adaptación y revisión del texto. ¿Recordáis la historia? Érase una vez un rey que tenía una bella esposa, un castillo y riquezas; entre ellas, un burro maravilloso que le proporcionaba todo el oro con el que nunca hubiera soñado. Pero un día murió la reina y, a partir de aquí, todo se precipitó. Una huida, un hada madrina, un disfraz de piel de asno, un príncipe enamorado y un anillo dentro de un pastel son algunos de los ingredientes de la historia. La lectura es todavía más deliciosa gracias a las elegantes ilustraciones de Alessandra Maria. Nacida en Seattle en 1989, sus trabajos son tremendamente personales, aunque en ellos hay ecos de la pintura bizantina, el Quattrocento o los simbolistas. Nos fascinarán sus enigmáticos retratos, sus misteriosos escenarios y la profusión de lirios, mariposas y halos de pan de oro que adornan los emotivos espacios.

El maravilloso viaje de Nils Holgersson a través de Suecia se concibió en origen como libro de texto para que los estudiantes suecos conocieran la geografía y la historia de su país. Pronto pasó a ser un clásico mundialmente reconocido. Su autora es Selma Lagerlöf (1858-1940) que fue la primera mujer Premio Nobel de Literatura. El texto original constaba de cuarenta y dos capítulos que aquí se han reducido a veinticuatro. El espíritu de la obra sigue siendo el mismo y se ha añadido algún guiño al lector actual, como el momento en el que el protagonista se encuentra con una anciana señora a la que relata su recorrido y que no es otra que la propia Selma. Todo había comenzado cuando, tras haberse burlado de un duende, el travieso Nils sufre un hechizo que lo convierte en un ser diminuto, pero con un don: poder hablar con los animales a los que hasta ahora había maltratado. Es entonces cuando Martín, el ganso doméstico, decide emprender un viaje siguiendo a sus compañeros con el niño agarrado a su cuello.

 Durante el largo periplo nuestro joven lleva a cabo valerosas hazañas como hacer guardia toda la noche para conseguir atrapar a la zorra Esmirna, eterna enemiga de las aves, o criar a un aguilucho cuyos padres han muerto. Así, poco a poco, va pagando por los errores cometidos en su pasado. No es ni más ni menos que un viaje iniciático cargado de aventuras que Yvan Duque se encarga de recrear con sus vistosas y coloridas ilustraciones de los amplios paisajes de Suecia repletos de mares, bosques y montañas.

Los dos cuentos son historias universales que, ajenos a las modas y al paso del tiempo, hablan de valores como la superación, el esfuerzo, la valentía, la amistad, el compromiso o el respeto y que conservan la misma frescura y espontaneidad con la que fueron escritos.

Dos libros muy especiales para regalar o para deleitarse uno mismo.