ACTUALIDAD


¡Que vienen, que vienen!

12 octubre 2016

Cuidado que vienen. Viene el humor, la risa, el desenfado. Vienen los diálogos deliciosos y las situaciones disparatadas. Vienen libros para niños desde los niños. Vienen las historias de David Fernández Sifres.

Escribir para niños desde la propia visión infantil es uno de los grandes desafíos del escritor adulto. Tal vez, porque cuando se pone manos a la obra se unen los retazos de una infancia imaginada, los recuerdos de la propia y la suposición de la actual. En todo caso, hay que cruzar un complejo puente para llegar a los lectores reales. Sin embargo, hay autores capaces de calzarse los zapatos de los ocho, los nueve y los diez para ver el mundo desde ahí. David Fernández Sifres es uno de ellos, pero no se detiene solo en esto: sus obras se sitúan en la frontera del disfrute apta para todas las edades. Como la serie “¡Qué viene!”, publicada en la colección Ala Delta azul

Pancho, Joseque y Teban son los protagonistas de ¡Que vienen los marcianos!, ¡Qué vienen los fantasmas! y ¡Que viene el diluvio! Cada libro recoge hilarantes aventuras donde la confusión conduce a situaciones llenas de humor y disparate. ¿Qué pasaría si ellos -y sólo ellos- supieran que vienen los marcianos a su pueblo? ¿O que llegará “un diluvio” después de meses de sequía? ¿Y si se enterasen de que la casona abandonada está ocupada por terribles fantasmas? ¿No habría que  tomar, en todos los casos, las medidas necesarias? 

En estas historias la desenfadada percepción infantil tiene una lógica a prueba de todo argumento. La realidad está ahí para proporcionar a los protagonistas señales que llaman a la aventura, mientras que a los adultos los pone en la pista de un destino inquietante. Destacan los diálogos que son deliciosos; los protagonistas, entrañables y las tramas tan entretenidas como bien construidas.

David Fernández Sifres fue ganador del XI Premio Alandar con El faro de la mujer ausente y del  XXIII Premio Ala Delta con la conmovedora novela Un intruso en mi cuaderno, desde entonces, aunque había publicado algún libro con anterioridad, ha iniciado una prolífica carrera en la escritura de libros infantiles y juveniles, que se caracteriza por la empatía, sin renunciar al humor ni a los recursos literarios.

Advertencia final: escoged estos libros con cuidado, porque se vienen lecturas hasta horas fantasmagóricas, un diluvio de momentos agradables y risas que escucharía hasta un marciano. En resumen: se vienen las historias de  David Fernández Sifres.