ACTUALIDAD


Circus: se levanta el telón

24 julio 2017

La oscuridad disuelve las sombras. ¿O es allí donde nacen? Es la pregunta que desprenden las primeras escenas de Circus, el nuevo libro de Ana Juan.

Una incógnita que solo resolverá quien esté dispuesto a dejarse llevar por el espectáculo al traspasar las páginas como lo haría con un telón.

La tormenta, tal como sucede en otras obras de la autora, vuelve a ser protagonista. Esta vez, como el origen de un sórdido circo, que se monta solo para dos pequeñas espectadoras. Una galería de personajes esperpénticos y extravagantes les enseñarán sus trucos hasta que, el propio espíritu de la función, las invite a ser parte del número final. Es entonces cuando, en la espesura de la escena, surgirán nuevas preguntas relacionadas con el sutil límite entre la claridad y la oscuridad y su estrecho vínculo con la realidad y la ficción. ¿La inocencia es tan inocente? ¿Por qué puede ser devorada? ¿Va hacia el agujero negro o regresa del lugar donde surgió?

Circus es un álbum sin palabras con una narrativa impecable, donde el lado oscuro del mundo se materializa y baila. Puede ser una metáfora o una simple historia de vivos y fantasmas, según su lectura. En ambos casos, la belleza del horror impregna desde la cubierta entelada hasta la última de las ilustraciones. Al igual que la mayoría de las obras de Ana Juan, el ambiente está dominado por el blanco y negro. En este caso, apenas iluminado por sutiles focos de color, que nos obligan a dirigir la mirada al singular escenario para no olvidar el sitio en el que nos hallamos: el espejo roto de la fantasía o el espacio sin nombre donde luchan y se replantean los límites de nuestra propia naturaleza.