ACTUALIDAD


El hombre del piano

31 agosto 2016

La partitura es la novela ganadora del XVI premio Alandar. En esta reseña te contamos un poco más sobre esta historia de amor y obsesión que cobra vida en las teclas del piano. ¡No olvides poner música de fondo!

Tormenta, lluvia, truenos que retumban y lo apagan y lo iluminan todo. No afuera, donde suena el mundo, sino dentro, donde hace ruido el pensamiento, el deseo y la obsesión. Así es la mente de Daniel Faura Oygon, compositor y protagonista de La partitura, novela ganadora del XVI Premio Alandar.

La compleja personalidad de Daniel será el inicio de una historia turbulenta y desesperada, marcada por el irrefrenable enamoramiento que le despierta la dulce Sayá Sansar, una virtuosa niña con talento natural para el piano. En ella se verán envueltos otros personajes, como la entrañable Vera Baladina, y Marta, que presta su voz a los lectores para narrar esta historia, mientras en la ficción intenta comprender la suya propia. Será ella la encargada de recomponer el puzle de la vida de Daniel y de iniciar una búsqueda que contará con un diario, una partitura y una gran tenacidad como piezas fundamentales.

Sin embargo, la obsesión de Daniel Faura es solo la caja de Pandora de otros temas que atraviesan las páginas. Más allá del amor, la pérdida y la locura, la novela se entreteje a través de preguntas complejas: ¿a quién pertenece la obra de arte? ¿al compositor? ¿a quién está dedicada? ¿o al público que la disfruta? ¿quién tiene derecho a decir cuál de ellas merece la pena?  En la búsqueda de una respuesta recorre varios casos históricos como el de Kafka, quien hizo jurar a un amigo que quemaría sus manuscritos después de su muerte, y el de otros muchos músicos como Chopin y Brahms con encargos parecidos. ¿Hicieron bien sus amigos al hacer caso omiso?

Una de las particularidades narrativas de La partitura es su estructura a partir de voces interiores, que dialogan con las más profundas emociones humanas. Esto hace que los hechos sean suplantados por percepciones y puntos de vista encontrados, que generan un entretenido debate sobre el significado de la verdad. En el plano de la lectura, la consecuencia es una rotura continua de certezas y estereotipos, algo que se agradece y repercute en el final.

Al cerrar el libro, será el lector el que componga su propia partitura, aquella que le lleve a ejecutar su única interpretación, no lejos de un marco de nostalgia y de la intención de escuchar la más hermosa de las músicas.

La autora

Mónica Rodríguez es la autora de La partitura. Licenciada en Ciencias Físicas y científica de profesión, desde 2009 ha pedido una excedencia para dedicarse a la escritura. Ha recibido el Premio XXII Ala Delta con Diente de León,  el Premio XIII Anaya de literatura infantil y juvenil con; Alma y la islael Premio Fundación Cuatro Gatos y el Premio XV Leer es vivir. También, en estos años, ha sido finalista de importantes concursos de literatura infantil y juvenil, y sus libros se encuentran en varias listas de honor, como la prestigiosa White Raven.